Lo que no fue, ¿y mientras tanto?...
Buscar

Lo que no fue, ¿y mientras tanto?...

¿Te pasa que muchas cosas que te propones no se dan como esperas o simplemente no se dan?

Lo que NO FUE, no fue y no será.

Comparto contigo mi reflexión, después de lo que me pasó el día que tenía pensado festejar mi cumpleaños. Durante una semana organicé todo, lugar, comida, invitados, etc. Por diferentes motivos las cosas no se dieron como esperaba y tuve que cambiar de planes el mismo día.

Lo que no fue, ¿y mientras tanto?...

Cuando algo no me sale como lo esperaba, o como me lo había propuesto, a veces, me enfurezco, luego me pongo triste, pero después pienso en hacer algo que me dé la revancha y redoblo la apuesta.

¡Sí! Me propongo hacer algo que me de entusiasmo, me de energía y me propongo un nuevo desafío o continuar con el mismo, pero de forma diferente.

Siento que la vida está llena de oportunidades, más allá de que muchas veces no se den de la manera que deseo, siempre hay nuevas posibilidades, estas cosas suceden cuando estamos distraídos en lograr los objetivos que nos proponemos y no vemos todo lo que tenemos, no disfrutamos en plenitud cada momento del presente.


El PRESENTE es “ahora mismo” ni un segundo antes, ni un segundo después.

¡AHORA MISMO! Estoy respirando, estoy escribiendo, sintiendo frío en mis manos, mientras mis dedos se mueven sobre cada tecla, eso es plenitud, tener consciencia de nuestro propio ser y estar, con todas las dificultades y pese a todo, intentar conectarse con uno mismo y el momento actual.



Cuantas veces al día tomamos consciencia plena de lo que estamos haciendo, funcionamos en piloto automático la mayor parte del tiempo y de la vida.

En este momento ¡ahora mismo! ¿Qué estas sintiendo? ¿Qué estás pensando?, ¿Estás únicamente leyendo estas líneas? O mientras escuchas música, comes, atiendes a alguien que te llama y piensas en mil cosas más…

Ponte un segundo a reflexionar en esto. Mientras desayunabas hoy o te bañabas, ¿lo estabas sintiendo y viviendo, o sólo lo hacías y ya?

Sí, ¡lo sé! es un gran esfuerzo ser plenamente consciente de cada momento presente, pero cuando tomamos esta actitud como moneda corriente en nuestras vidas, fluirá solo, como fluye la vida misma.

Nos frustramos porque ponemos expectativas en los resultados, esperamos que las cosas se den de tal o cual manera, pero la vida es impredecible, por eso es importante aprender a tomar consciencia del “aquí y ahora”.

Tienes dos opciones: o lo sufres, o lo aceptas para seguir adelante.

Conformarse es aceptar las cosas como son y adaptarse al momento presente, pero eso no impide seguir disfrutando de la vida y no implica dejar de buscar y seguir luchando por nuestros objetivos.

Mientras proyectas, sueñas, buscas, aprendes, logras, vuelves a intentar, mientras tanto sigues el camino, disfrutando cada paso, siendo consciente del recorrido, más allá de los resultados.

¿Conoces el cuento “Las dos gotas de aceite” de Paulo Coelho? Es un cuento corto y muy acorde a este tema. Puedes leerlo GRATIS y en formato PDF para compartirlo y leerlo cuando quieras y con quien quieras.


DESCARGA EL CUENTO AQUÍ >>


Si bien, todo lo que te digo lo siento y trato de aplicarlo, es un trabajo que llevo a diario, me propongo a mí misma aprender y disfrutar, sin perder mis objetivos, pero adaptándome a las circunstancias.

¿Tu cómo manejas tus frustraciones? ¿Qué te dices o haces para seguir adelante más allá de tus expectativas y de las circunstancias?

Espero recibir tus comentarios, simplemente compartiendo con los demás aprendemos y nos dignificamos.

Recuerda… “Hacer lo que amas, es posible”

¡Un gran saludo!


----

Autor: Vanessa Lerner

Fundadora Grafo-Logos®.

A​sesora a empresas, profesionales y emprendedores desde el año 2006.

Contacto: info@grafo-logos.com

38 vistas